Limpieza y de los suelos laminados

Descubra cómo cuidar correctamente de sus suelos laminados

Los suelos laminados de alta calidad de Krono Original® tienen una vida útil de varias décadas. En general, los suelos laminados son muy robustos y fáciles de cuidar, aunque es preciso llevar a cabo una limpieza adecuada. Las manchas pequeñas se pueden eliminar de forma rápida y sencilla con un paño ligeramente humedecido. Para que su suelo laminado parezca nuevo durante mucho tiempo, siga estas indicaciones sobre el cuidado:

  • En áreas especialmente propensas a suciedad, como la zona de entrada, las esteras antisuciedad protegen el suelo para que no se desgaste en exceso.
  • Las patas de los muebles se deben equipar con almohadillas de fieltro a fin de evitar arañazos. En caso contrario, puede anularse la garantía. Compruebe las almohadillas de fieltro regularmente y sustitúyalas si es necesario. Las almohadillas de fieltro también se desgastan.
  • Las sillas de oficina con ruedas se deben equipar con ruedas blandas de goma (DIN EN 12529:1998, 5.4.4.2, tipo W). 
  • Evite siempre la humedad persistente. Tenga especial cuidado con macetas, floreros y cualquier objeto que contenga agua.
  • Al limpiar el suelo, asegúrese de que el paño no esté empapado, sino ligeramente humedecido.
  • Si desea limpiar el suelo laminado con productos de limpieza, compruebe siempre que no haya ningún residuo en el suelo.

El producto adecuado para cuidar el laminado de Krono Original®

No emplee productos que contengan cera o aceites, ya que estos no pueden penetrar el suelo laminado y generan una película sobre la superficie que atrae la suciedad como si fuera un imán.

Para una limpieza regular, recomendamos el limpiador de laminado de Krono Original®.
Si emplea soluciones de limpieza o detergentes, seque el suelo de forma que no queden residuos del producto adheridos al suelo.

Asegúrese de que los productos de limpieza no contienen aceites

En el caso de los suelos de parqué, es justo lo contrario: se les debe aplicar aceite o cera de vez en cuando. No obstante, con los suelos laminados esto debe evitarse siempre. No es necesario pulirlos, ni aplicarles aceite ni cera, ya que podrían sufrir daños. El laminado dispone de una superficie hermética formada por una capa sumergida en resina de melamina. Si se pule, o se limpia con productos de limpieza que contienen aceite o cera, se genera una película lubricante sobre el laminado, ya que estas sustancias no pueden penetrar en el suelo. Esto puede provocar marcas al fregar o al pisar.

Productos de limpieza no adecuados

Los siguientes productos de limpieza no son adecuados para limpiar suelos laminados:

  • Ceras
  • Lejías
  • Disolventes fuertes
  • Abrillantadores que se deben frotar, ya que pueden dañar el recubrimiento de la superficie.
  • Si emplea soluciones de limpieza o detergentes, seque el suelo de forma que no queden residuos del producto adheridos al suelo.

Limpieza sencilla de suelos laminados

En principio, puede limpiar sus suelos laminados con un trapo de limpieza, una fregona, una escoba de cerdas o una aspiradora (adecuada para suelos duros) sin problemas. La suciedad no adherida se puede eliminar fácilmente con un paño estático o con una aspiradora. Las huellas de pisadas y la suciedad difícil también se pueden eliminar de forma rápida y sencilla: Krono Original® recomienda usar un paño ligeramente humedecido. Asegúrese de que el paño esté bien escurrido.

Consejos para la limpieza de laminad

Además de usar los productos de limpieza adecuados, los siguientes consejos son igualmente importantes para la limpieza de suelos laminados:

  1. Retire previamente la suciedad gruesa, el polvo o los guijarros con una aspiradora para no dejar arañazos al fregar.
  2. A continuación, friegue el suelo. Asegúrese de no usar un paño excesivamente mojado. Los profesionales utilizan el término "humedecido como la niebla", es decir, una cantidad de agua equivalente a si la niebla se posara sobre el suelo.
  3. A continuación, puede fregar el suelo laminado en seco si lo desea.

Estas indicaciones de limpieza se basan en la experiencia práctica. Krono Original® no se hace responsable de la integridad y exactitud de la información, aunque los consejos y trucos de estas páginas siempre han demostrado su eficacia en numerosos controles y pruebas.

Consejos para la conservación de suelos laminados

Para que su laminado parezca nuevo durante mucho tiempo

Los recubrimientos de suelo de Krono Original® son resistentes y robustos, aguantan bastante y soportan mucho en el día a día. Prácticamente no se desgastan ni deterioran.

Limpieza de suelos laminados con suciedad difícil

A continuación encontrará algunos ejemplos de tipos de suciedad en laminado y la mejor forma de eliminarla:

  • Desgaste producido por suelas de goma: eliminar mecánicamente en seco, por ejemplo, con un estropajo de nailon.
  • Leche, cerveza o vino: eliminar inmediatamente con un paño absorbente; si la mancha ya se ha secado, fregar con un limpiador adecuado para laminado y secar.
  • Esmalte de uñas, barra de labios o tinte: limpiar con un paño sumergido en disolvente.

Marcas de presión y arañazos

incluso los muebles más pesados no dejan marcas de presión en los suelos laminados de Krono Original®. A fin de evitar daños en el laminado, los muebles no deben arrastrarse, sino levantarse. Si desea arrastrar la silla y no dañar su suelo laminado, le recomendamos equipar las patas de la silla con almohadillas de fieltro. En el caso de sillas de oficina, utilice ruedas blandas conforme a la norma DIN 68131 [denominación W].

Sensibilidad a la luz

los suelos laminados de Krono Original® son resistentes a la luz conforme al nivel 6 de la escala de Blauwoll, lo que equivale a la norma EN 13229. Esto significa que el color de su suelo de Krono Original® no se altera. No se puede decir lo mismo de los suelos de parqué, que se oscurecen con el tiempo.

 

Encontrará más indicaciones de limpieza para suelos laminados en http://www.laminat-installation.com/cleaning-care